Trabajo académico

Kicillof fue profesor adjunto en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA desde 1998 hasta 2010.

Mientras era profesor, Kicillof se destacó por sus escritos marxistas pro-Kirchner en el sitio web de CENDA (el Centro para el Desarrollo Argentino, un grupo de expertos que dirigió). Algunos de estos escritos fueron eliminados posteriormente del sitio.

En 2003, Kicillof se convirtió en el primer Jefe de Trabajos Prácticos y, más tarde, Profesor Adjunto Regular de Economía II en la carrera de Sociología. También enseñó economía en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, la Universidad Nacional de Quilmes y la Universidad Nacional de General Sarmiento.

A nivel de posgrado, Kicillof fue profesor de economía en los programas de maestría y doctorado en ciencias sociales en el Instituto de Desarrollo Económico y Social de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS-IDES). En el Instituto Latinoamericano de Ciencias Sociales (FLACSO), fue profesor de Historia del Pensamiento Económico en el programa de maestría en Políticas Públicas para el Desarrollo con Inclusión Social. Anteriormente, Kicillof enseñó economía en los programas de maestría y doctorado en economía política con economía argentina, especializándose en dos temas, Historia del pensamiento económico y Microeconomía y Macroeconomía, Conceptos fundamentales de la economía política. Kicillof también impartió un curso titulado “Diferenciación del capital en el campo de la salud” en la Facultad de Economía de la Universidad de Buenos Aires.

Desde noviembre de 2010, Kicillof ha sido investigador asistente de CONICET. En el Centro de Estudios para la Planificación del Desarrollo (CEPLAD) en el Instituto de Investigación Económica (Universidad de Buenos Aires), fue nombrado Director Adjunto y se desempeñó de 2006 a 2010.

Otras actividades profesionales

Entre 1990 y 1995, Kicillof trabajó en diversas capacidades de asesoría para la Comisión Nacional de Transporte de Vehículos Motorizados (CONTA), Tintorerías Ecológicas Dolphin System, el Museo Eduardo Sívori (pro bono), Transportes Vidal SA, SARTOR SA, CALED SA, Molinari SA, Clínica Chirurgia Plástica, Centro Médico Bacigaluppi, Centro de Educación para la Investigación en Sexualidad y Terapia (CETIS), Centro de Urología y Salud Masculina (CEUSA), entre otros clientes. Fue gerente a tiempo parcial de sistemas financieros y de información en el Centro de diagnóstico y tratamiento de alergias en 1990-95. Se desempeñó como Asistente de Investigación (1993) y Economista Junior en el Centro Interamericano de Estudios Macroeconómicos de 1994 a 1995 y, al mismo tiempo, se desempeñó como Asesor de la Comisión Nacional para la Promoción y el Desarrollo de la Patagonia en 1994.

En 1995-96 se desempeñó como Asesor de la Subsecretaría de Coordinación Técnica Administrativa en la Secretaría de Desarrollo Social. En 1997, se desempeñó como Asesor Técnico del Ministro Secretario General del Poder Ejecutivo en relación con el desarrollo del plan social del gobierno para 1998-2000. En 1997-1998, fue consultor de la consultora M-Unit. En 1998 fue Gerente de Proyectos para AperNet. En 2009-2010, se desempeñó como CFO de Aerolíneas Argentinas en relación con la formulación de su plan de negocios para 2011-2014. Según El País, fue uno de varios ex miembros de TNT que se unieron al equipo de gestión de la aerolínea recientemente nacionalizada.

Kicillof fue nombrado Director General Adjunto de Aerolíneas Argentinas en 2011. Ese mismo año fue nombrado miembro de la Junta Directiva de Siderar, una empresa siderúrgica, en nombre del estado argentino a cambio de la aprobación gubernamental del pago de dividendos por $ 1,5 mil millones de la empresa. (El gobierno argentino es un importante accionista minoritario en Siderar)

Carrera política

Con el inicio del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta de Argentina, Axel Kicillof fue nombrado Secretario de Política Económica y Planificación del Desarrollo, integrando el organigrama de los funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de la Nación, que estaba encabezado. Por Hernán Lorenzino. Después de eso, el 18 de noviembre de 2013, Kicillof se convirtió oficialmente en Ministro de Economía.

YPF

Kicillof fue instrumental en la renacionalización de YPF.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner nombró a Kicillof para el cargo de secretaria (o viceministra) de Política Económica y Planificación del Desarrollo en diciembre de 2011. Tomó licencia académica para asumir este puesto. En este puesto, Kicillof supervisó la controvertida nacionalización de YPF en 2012, la compañía petrolera argentina controlada entonces por la energética española Repsol. Fue la expropiación más grande en la historia de Argentina. Justificó esta acción como parte de una inversión necesaria de las políticas económicas argentinas de la década de 1990, cuando el peso se había vinculado al dólar y los activos del gobierno se habían vendido. En relación con su supervisión de la incautación de YPF, Kicillof se desempeñó como Director de YPF SA a partir de junio de 2012. Su poder en YPF era equivalente al de un CFO. Se le ha llamado “el ideólogo de la expropiación de YPF”

En abril de 2012, Kicillof le dijo al Congreso argentino que el país no pagaría $ 10 mil millones en compensación por YPF, según lo exigido por Repsol. En noviembre de 2013, se llegó a un acuerdo con Repsol, por el cual este último sería compensado por una participación del 51% en YPF con aproximadamente US $ 5 mil millones en bonos corporativos a 10 años.

Ministro de economía

El 18 de noviembre de 2013, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner nombró a Kicillof para el cargo de Ministro de Economía. Newsweek informó en julio de 2014 que Kicillof contaba con “el respaldo total de la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner”. Kicillof, por su parte, según su biógrafo, “cree que Cristina Kirchner es mucho mejor que Kirchner”. También es un amigo cercano de su hijo, Max.

Un perfil del New York Times de Kicillof, publicado el 26 de enero de 2014, fue titulado “El influyente ministro detrás del cambio económico de Argentina”. Según el Times, Kicillof estaba liderando “un cambio en las políticas del gobierno” mientras Argentina buscaba “recuperar el acceso” a los mercados financieros globales, luego del incumplimiento del país en su deuda externa en 2002 “. El perfil describía a Kicillof como” mercurial … un académico con patillas estilo rockabilly y una aversión a los trajes de negocios “, y dijo que estaba “emergiendo como frente a los cambios en las políticas que están enviando temblores a través de los mercados financieros en todo el mundo en desarrollo ”, así como “ejerciendo una mayor influencia en una variedad de áreas, desde la industria petrolera argentina hasta los intentos del gobierno de frenar la fuga de capitales y mejorar las relaciones con los acreedores internacionales”. Al señalar que los escritos de Kicillof “utilizan conceptos marxistas para interpretar el trabajo del economista británico John Maynard Keynes”, indica el Times. d. que Kicillof buscaba “ejercer un mayor control estatal sobre la economía de Argentina en un momento en que el crecimiento se está desacelerando significativamente y la inflación está aumentando”.

Cuando Argentina devaluó el peso en enero de 2014, Kicillof culpó a la especulación del mercado cambiario de Juan José Aranguren, jefe de Shell; más adelante en el año, cuando el peso estaba en su posición más baja en relación con el dólar, culpó a los “fondos buitre” de los Estados Unidos.

El País informó en agosto de 2014 que Kicillof había prevalecido recientemente sobre el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fabrega, en dos debates, incluida la cuestión de si se debe pagar o no a los acreedores. El País declaró que Kicillof se había convertido en “uno de los funcionarios más poderosos” en el gobierno de Fernández de Kirchner y que ahora no solo dirigía el Ministerio de Economía, sino que también ejercía una influencia considerable sobre otros ministerios y agencias ejecutivas.

Kicillof le dijo al Senado en 2014 que “existe un consenso global de que no hay incumplimiento en Argentina” y que “no hay razones económicas o financieras por las cuales el dólar está en 15 pesos”. Sin embargo, las agencias internacionales calificadoras de deuda como las indicaciones publicadas por Standard and Poor’s sobre el estado predeterminado de Argentina.

Disputa de deuda

Kicillof fue una figura central en la disputa de 2014 con los tenedores de bonos holgados, particularmente con NML Capital Limited, el fondo de cobertura con sede en las Islas Caimán que demandó US $ 832 millones para bonos argentinos comprados por US $ 49 millones en el mercado secundario en 2008. La reestructuración de la deuda argentina iniciada en 2005 había sido aceptada por más del 92% de los tenedores de bonos, y desde entonces estos bonos se habían reparado a tiempo. Una decisión de 2014 de un juez del Tribunal de Distrito Thomas Griesa bloqueó los pagos de los tenedores de bonos por bonos emitidos por Nueva York. La resolución, que concedió demandas holdouts por encima del mercado, tuvo el efecto estipulado en el contrato de detener los pagos a los tenedores de bonos hasta que se cumplieron las demandas holout y, a su vez, dio lugar a demandas de los tenedores de bonos reestructurados (el 92%) de que se liberaran sus pagos.

El 3 de julio de 2014, Newsweek informó que Argentina estaba “depositando sus esperanzas en el poder de las estrellas y las habilidades persuasivas de su joven ministro de economía, Axel Kicillof, para negociar un acuerdo de 11 horas”. Observando su negativa a reunirse con los acreedores de la indigencia, quienes tenían su sede en Nueva York, Newsweek declaró que “incluso después de que un juez de Estados Unidos designara al mediador Daniel Pollack para ayudar a Argentina a forjar un acuerdo largamente esperado con sus acreedores impagos, Kicillof viajó a Nueva York a fines de junio, pero solo para dar un explosivo discurso en la ONU arremetiendo contra los tribunales de los Estados Unidos por llevar la economía argentina al borde del abismo”. Mientras tanto, Kicillof mantuvo a los acreedores reservados “colgando”. “Incluso si no fue un movimiento deliberado para modificar a los acreedores inflamados de Argentina”, declaró Newsweek, el viaje de Kicillof a Nueva York y el discurso en la ONU “funcionaron: durante los últimos 30 días, los fondos de cobertura como Elliott han aumentado la urgencia de su retórica, exhortando a Argentina en editoriales y correos electrónicos a la prensa t o ven a la mesa de negociaciones”.

Más tarde, en julio, Kicillof dirigió un equipo negociador que se reunió con Pollack en Nueva York para tratar de resolver la disputa con los acreedores de Argentina. A pesar de la esperanza de que los representantes gubernamentales traten directamente con los acreedores, informó el Wall Street Journal, Kicillof dijo antes de la reunión que su delegación no se reuniría con ellos, sino solo con Pollack.

El presidente del Banco Central de Argentina, Juan Carlos Fábrega, abogó por pagar a los acreedores reservados, mientras que Kicillof argumentó en contra. Fue Kicillof, informó Business Insider, quien convenció al presidente Fernández de Kirchner de que ignorara al grupo de banqueros privados que intentaban llegar a un acuerdo. Kicillof le pidió al presidente Fernández de Kirchner que rechazara un “acuerdo entre NML y banqueros privados, que puede haber comprado los bonos de NML”. Llamó al acuerdo “una estafa con los ahorros de los depositantes”.

Kicillof representó a Argentina en la Cumbre del G-20 de noviembre de 2014 en Brisbane, Australia, donde hizo un llamado a los países miembros para que adopten medidas contra los fondos buitre. La importancia de “tener un proceso de deuda soberana que sea ordenado y previsible” se adoptó finalmente como Punto 12 en la declaración de 21 puntos de la Cumbre del G-20 de Brisbane.

En una declaración de marzo de 2015, Kicillof comparó a los acreedores que quedaron con “acreedores normales” y pronosticó que otros “fondos buitre” se materializarían y causarían más problemas para Argentina en el futuro. Kicillof acusó al juez Thomas Griesa, quien había ordenado a Argentina pagar los acreedores en sus términos, de hacer “un guisado legal” que impidió que Argentina pague a otros acreedores. Las numerosas resoluciones de Griesa que intentan bloquear los pagos de los tenedores de bonos fueron descritas por Kicillof como “resoluciones absurdas con efectos limitados”. Citibank Argentina y Griesa ordenó indebidamente a otros bancos, tanto dentro como fuera de los EE. UU., que no pagaran a los tenedores de bonos y, en última instancia, el propio Griesa suspendió o revocó las órdenes.

Aspiraciones presidenciales

“El Twitterverse”, informó Business Insider en agosto de 2014, estaba “explotando con rumores de una candidatura presidencial una vez que el mandato de Kirchner finalizó cerca de finales de 2015”. Los rumores, dijo BI, “no son un buen augurio para la orden judicial continua” negociaciones entre La República y los acreedores de los fondos de cobertura”. En marzo de 2015, Kicillof descartó públicamente cualquier candidatura a la vicepresidencia.

Crítica

Kicillof ha sido criticado por su supuesta falta de voluntad para negociar. Di Marco, de La Nación, declaró que el “equipo económico” de Kicillof estaba “anclado en la ideología de los economistas de TNT que creían y creen que el estado” debía apuntar a establecer una “utopía revolucionaria” postcapitalista.

En respuesta a las declaraciones de Kicillof de que los fondos de los buitres tenían la culpa del peso devaluado, Jorge Lanata observó que el mismo Keynes, el héroe de Kicillof, se había burlado de tales análisis en 1923. Lanata escribió que Kicillof, quien en 2006 había estado “preocupado por el deterioro de las compras poder de los salarios”, ahora parecía no darse cuenta de que la inflación había erosionado el poder adquisitivo de los argentinos. Argentina ha tenido niveles de inflación extremadamente altos durante el mandato de Kicillof como ministro de Economía

Aerolíneas Argentinas

En junio de 2014, el fiscal federal Eduardo Taiano acusó a Kicillof de irregularidades en la gestión de fondos para la agencia reguladora del aeropuerto (ORSNA) mientras era director de Aerolíneas Argentinas. Taiano también estaba investigando al presidente de la aerolínea, Mariano Recalde, diciendo que los dos hombres habían practicado la apropiación indebida sistemática. Los cargos no fueron admitidos en el tribunal.

Latam y escándalos informáticos

En octubre de 2014, Kicillof fue denunciado por sus supuestos vínculos con Latam Securities Investment Fund (Latam). Según el periodista Marcelo Bonelli, Kicillof, a través de su adjunto, Emanuel Álvarez Agis, había ordenado al Banco Central dar un tratamiento especial a Latam. Debido a esta directiva, Latam pudo comprar 200-300 millones de dólares en bonos directamente del Banco Central. Bonelli señaló que Kicillof tenía vínculos estrechos con Diego Marynberg de Latam, y que Álvarez Agis tenía vínculos estrechos con el funcionario del Banco de Inversiones de UBS, Jorge Pepa, quien manejó la transacción de Latam en UBS y, algunos meses después, fue contratado por Marynberg en Latam.

El 10 de marzo de 2015, La Nación informó que Kicillof había sido “acusado de ‘fraude laboral’ en su propio ministerio.” Unos 200 estudiantes que tenían empleos de TI en el Ministerio de Economía y que estaban recibiendo pagos a través de su universidad publicaron una petición. En línea acusó a Kicillof de darles posiciones “precarias” y dijo que dentro de unos días emitirían una orden judicial contra él.

El creyente

Kicillof es el tema de un libro de 2012, El Creyente: ¿Quién es Axel Kicillof?, De Ezequiel Burgo, quien lo describió como “el ministro de economía más fuerte que ha tenido Argentina en una década”. Según Burgo, Kicillof “cree ciegamente en la política económica que transmite al presidente”. Su sueño, Burgo ha dicho, “es liderar la economía de Argentina, planificarla, moldearla a su gusto”.

Enjuiciamiento

Hasta noviembre de 2016, Kicillof había sido acusado en un tribunal penal federal por su papel en la controversia del “dólar futuro”, en la que Kicillof presuntamente participó en un plan del Banco Central para vender un valor de US $ 10 mil millones en futuros contratos en dólares, mientras que los cargos indican que esos futuros en realidad valían US $ 15 mil millones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *